Instalaciones

Nuestros terrenos están escondidos en una cuenca orientada al sur en el extremo noroeste de España. Con bosques de robles autóctonos, belleza natural por descubrir que rebosa por todas partes, contamos con el escenario perfecto para una clase en la naturaleza. Siempre que sea posible, las actividades se realizan al aire libre –en balas de paja o troncos, alrededor de un viejo foso de piedra para fogatas, sentados a la sombra en una mesa de picnic hecha con losas de piedra o en la exuberante hierba.


En los alrededores contamos con el hermoso río Castro con sus puntos de baño y cascadas, muchas playas tranquilas y vírgenes, variados dólmenes y montañas incólumes.


Hemos diseñado nuestros edificios para permitir que las personas estén protegidas de los rigores del clima pero manteniendo siempre el contacto con el aire libre –las aulas disponen de estufas de leña y grandes puertas y ventanas plegables. Una de estas aulas es un taller multiusos y la otra, un comedor y sala de proyecciones abierta a una terraza cubierta– todos los dormitorios se abren a amplios porches cubiertos dotados de asientos que invitan a relajarse.


Disponemos de tres dormitorios con baño privado, con capacidad para entre cuatro y ocho personas por habitación. Para garantizar la seguridad cuando se trabaja con niños, hay una habitación doble en el mismo edificio destinada a un maestro o monitor acompañante. Las habitaciones pueden transformarse en 4 habitaciones dobles con baño privado para grupos de adultos más pequeños que deseen contar con mayor privacidad.


Al diseñar y construir estos espacios, hemos elegido materiales autóctonos ambientalmente sensibles para crear una arquitectura natural y respirable –madera de castaño de las montañas de O Courel (Lugo), pizarra recuperada del tejado de una iglesia, cal y agregados de una cantera gallega–. Nuestros ladrillos rojos se hacen a 50 km de distancia. Nuestras baldosas de terracota y azulejos vidriados vinieron en camión desde el sur de España, cerca de Granada, junto con algunos ladrillos especialmente aislantes hechos de arcilla prensada sin cocer mezclada con paja de cáñamo, un producto realmente innovador y hermoso llamado Cannabric. Nuestras tejas, procedentes de las famosas fábricas de cerámica de Toledo, están inteligentemente diseñadas para permitir la transpiración y la reflexión de la radiación solar en verano. La piedra de granito es originaria del pueblo, un material autóctono natural que Francis aprendió a manejar. Contamos con una cubierta vegetal sobre los dormitorios, que integra el edificio en el paisaje, aísla y es sensible al agua de lluvia, y que también sirve para subrayar nuestras credenciales ecológicas con las flores silvestres locales y con la biodiversidad que revolotea sobre nuestras cabezas. Los tratamientos de pintura y madera también son ecológicos, saludables y, a la vez, efectivos. Todos los edificios tienen un excelente aislamiento: algunos utilizan tecnología de balas de paja; otros, de corcho procedente de los hermosos bosques de alcornoques del vecino Portugal. Los dormitorios y la sala de usos múltiples disponen de calefacción por suelo radiante con fuentes de calor solar, de leña y de pellets.